domingo, 20 de septiembre de 2009

TE CUENTO DE MÍ QUE...

Se me cayó la cresta
ahora dejo el pelo al viento
el alma siempre descubierta
y las caricias que más siento
son mis rastas en la cintura
que simulan la curvatura
de sus dedos si me lleva.

Sobreviví a la crisis
malabareando dinero
apalabrando elipsis:
déjame, te devuelvo.

No olvidé más las llaves
ahora cuido lo que tengo
no me pierdo por las calles
y el gran vicio que mantengo
es el absurdo del cigarro
que se esfuma si me agarro
con mi ansa a sus andares.

Sobrevivo a mis crisis
ralentizando el tiempo,
dictando paréntesis:
va y vuelve, le espero.

Me llamaron femme fatal
con pose de perroflauta
por mendigar caridad
hasta el orígen de mi sangre
así soy una pobre
que nunca pasa hambre
y vivo del renombre
de los rebeldes con pautas.

Ya salvaré otras crisis
con comodines cientos,
importunando a piscis:
¿crezco, no crezco?

No hay comentarios:

Publicar un comentario