viernes, 27 de marzo de 2009

Poco más que un cuento

¿De dónde te has caído?
Niño, esto no es tu cielo.
Yo tengo la vida
hecha un sucio vertedero,
y un gigante como tú
no querrá sólo restos.
Tengo ahora más bien poco que ofrecerte:
no ambiciono, ni busco ni espero.
Te guardo un sitio junto a mí,
bien cerca, pero en el suelo,
y si quieres desde allí
pintamos cuadros con palabras
volamos con la mente,
amamos con miradas,
pero no te daré otro cielo, niño,
de los que se pueden tocar,
para eso, allá cada uno
con su realidad.
Yo soy feliz en mi vertedero.
Acumulo la basura de los niños
que tiraron sus sueños,
me acurruco en un rincón
y floto libre, sin miedos.
En fin, estás en tierra de nadie,
La salida hacia tu mundo estará abierta,
yo te ofrezco poco más que aire,
poco más que simples cuentos,
Pero, sabiendo
que siempre podrás ser mayor,
que el tiempo te llevará
siempre hacia delante, lejos, lejos…
¿No te gustaría, de mi mano,
volver a ser pequeño
e inventar, aunque sea
poco más que un cuento?



5 comentarios:

  1. Hola, Mechas: Llego desde el blog de Javier y te deseo lo mejor en este camino que emprendes.

    Me ha gustado mucho tu poema. En especial esos dos versos: "Acumulo la basura de los niños, que tiraron sus sueños".

    ¡Bienvenida a la blogosfera!

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  2. Hola!!! También vengo de casa de Javier y me encanta lo que leo!! Seguiré paseandome por aquí!!!
    Espero que nos regales más cosas!!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. hola!! ya se me están yendo los sudores después de ver que los primeros comentarios son de ánimo, gracias. No me imaginaba que llegaría a abrir uno de estos, pero mi gente pasó de insistirme para que publicase a reírse de mí porque no lo hago, y peor que escribir para nadie es que encima la gente lo sepa. Cambio la pluma por las teclas, y en vez de dejarme la piel me dejaré la energía. Espero aportaros sobretodo fuerza. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Yo también conozco la casa de Javier.
    Me encantaría, de tu mano, volver a ser pequeña, y con tus cuadros pintados con palabras, recuperar la chispa de mis ojos de niña.
    Te sigo.
    Besos

    ResponderEliminar