viernes, 15 de abril de 2011

Esos Días

Estudiando, es decir, memorizando ensoñaciones, prediciendo nuevas guerras; entre letras, es decir, con una mente sin cuerpo, con la vida en pausa y el tiempo que sigue pasando. Se mezcla la memoria con la falta de respeto del que hereda. Un no querer estar, y además, la regla, que es la sangre del instinto de supervivencia, que duele, que lágrimas y mentiras que me salen del cerebro para no dejar de llorar... y mentiras que me entran en el cerebro para que llore más. Mentiras de recuerdos, de conquistas, de batallas, de victoria del vencido y tretas del débil. Lo más que yo he aprendido es que pocos saben enseñar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada